Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información sobre las actividades de navegación, mejorar nuestros servicios y adaptar la publicidad a tus preferencias. Para más información acude a nuestra Política de cookies. Puedes aceptar, rechazar o personalizar tus preferencias de cookies haciendo click en “Configurar”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información sobre las actividades de navegación, mejorar nuestros servicios y adaptar la publicidad a tus preferencias.

Para más información acude a nuestra Política de cookies. Puedes aceptar, rechazar o personalizar tus preferencias de cookies haciendo click en “Configurar”.

Elige bien tu Red Social

Ahora que estamos cara a cara (face to face), vamos a ser sinceros el uno con el otro, y sobre todo, tú contigo mismo.

Te levantas por la mañana agobiado/a, miras el reloj, llegas tarde al gym. Clase de Bodypump, un rato en sala pendiente de los entrenamientos, luego dos clases de ciclo y piensas: "¡leches! se me olvidó desayunar… bueno ¡ya comeremos luego!". Hablas con el jefe y cuando vuelves a mirar el reloj, casi es la hora de la merienda.

Abres el tupper y devoras lo que hay. El que menos, tiene que cambiar de gym para dar otra clase, otro rato en sala, un sudor frío recorre tu mente en esos únicos 5 minutos de descanso en todo el día y se te ocurre dedicarlos a pensar en "Madre mía, cuando vuelva a casa tengo que lavar, preparar comida, estudiar para ese exámen que tengo a la vuelta de la esquina, preparar los entrenos de Carlos y Andrés que terminan rutina esta semana y...¡no tengo clases para mañana!"

Suena estrambótico, quizás algunos ni siquiera hayáis tenido aún la oportunidad de caer en este caos que es vivir del Fitness pero si estáis leyendo esto os llegará el día y el éxito siempre está asociado a muuuuucho trabajo y sobre todo… a falta de tiempo.

Cuenta también que no hemos hablado de vida personal (novia/o, mujer/marido, hijos/as, padres, el perro…), que merecerían un artículo aparte.

Resumiendo… ¿realmente te crees capaz de meter en todo ese embrollo el tiempo que hay que dedicar para que tus redes sociales sean productivas, mejoren tu imagen y te sirvan para potenciar tu marca personal?

¿En serio te consideras capaz, no solo de gestionar tu Red Social si no de tener abiertas varias?

Pues de esto quiero hablarte hoy: ante la escasez de tiempo: "Escoge bien tu red social" 

Y aunque en futuros artículos te enseñaré a gestionar tu tiempo en redes e incluso obtener el don de la omnipresencia virtual, hoy quiero que tomemos decisiones con los pies en la tierra (que para eso fue mi elemento en el Desafío Bestcycling 2018) y elijas tu camino.

"Fantástico Curro pero … ¿Qué red social elijo?" 

Los últimos estudios del mundo de las redes sociales marcan un crecimiento bestial de instagram (www.instagram.com) respecto a cualquier otra red social.

Su facilidad de uso, el ser una red social en la que reina el buen rollo y se aleja de otras en las que el conflicto y los haters (Lo opuesto a los fans) están a la orden del día como Twitter, hace de Instagram la red social preferida por los influencers y aquellos que desean capturar en imágenes lo mejor de sí mismos/as.

Pero si me preguntas objetivamente, ¿qué Red Social elegiría si sólo puedo gestionar una? mi respuesta es directa, simple y concreta: Facebook.(www.facebook.com).

A continuación te voy a dar “razones” de porqué si tu tiempo es escaso y debes elegir, tienes que tener una cuenta en Facebook sí o sí:

  • ¿Dónde tiene que ir Vicente? ¡pues donde está la gente! 

Por encima de los Estudios que indican el crecimiento tan brutal que Instagram ha tenido en los últimos años, Facebook sigue siendo the king2.167 millones de usuarios en todo el mundo por apenas 800 millones de instagramers (datos de enero de 2018). ¿Dónde crees que encontrarás más potenciales alumnos para tus clases? 

  • El "boca a boca" es tu mejor aliado.

Y al igual que cuando hablan bien de ti los que asisten a una clase tuya, al día siguiente es probable que vayan acompañados de un amig@ con el que les guste compartir lo “buen instructor que eres”. 

En Facebook, la opción de compartir es mucho más fácil e intuitiva que en Instagram, por lo que mucha más gente “leerá” sobre tus hazañas sobre la bicicleta.

  • ¿Quiénes son estos señores para decirte a ti lo que tienes o no que publicar?

Vamos hombre, va a venir el señor Instagram a decirte que sólo puedes publicar videos de 10 segundos o fotos con todo lo que tu sabes y lo que te gusta hablar.

Este es otro punto a favor de Facebook, que te da libertad infinita de publicación de contenidos (siempre que no te de por usar una canción que Ramoncín entendida como suya y te silencie la música por Derechos de Autor)... por lo demás: texto, vídeo, fotografías, encuestas, anuncios de compra y venta y muchos contenidos más que abren ante ti un abanico enorme de posibilidades.

  • Poder añadir o no a mis amigos, esa es la cuestión.

Para todos los instructores de cicloindoor o de cualquier otra especialidad, conseguir la fama necesaria para “llenar nuestras clases” es básico sobre todo cuando estás empezando. Eso sí, en esto del Fitness, la frase que dice que es mejor que hablen de ti aunque sea mal no nos vale, recuérdalo. Ya tenemos claro del artículo anterior que las Redes Sociales son una “herramienta de trabajo” y por lo tanto, lo que publiquemos en ellas debe tener presente siempre que afecta a tu marca personal. El objetivo por tanto es que te conozca cuanta más gente mejor ¿verdad?, pues en las redes sociales es igual.

Facebook, a diferencia de Instagram, Twitter y otras redes, facilita mucho el “hacerte amigo de la gente”. Es un simple botón que al pulsar, si la otra persona acepta, os conecta a ambos. Abre una vía bidireccional de comunicación en la que tu estarás al día de todo lo que le sucede a la otra persona y viceversa.

En el resto de Redes Sociales no.

Esto te garantiza, sobre todo cuando comienzas a potenciar tu cuenta de Facebook, el poder ser tú quien busque a tus alumnos y puedas agregarlos como amigos, ya que cuando uno empieza en esto de las clases y no es conocido, solemos tener el mismo mote:“el nuevo”.

Ejemplo: doy mi primera clase y hago el esfuerzo de memorizar algún nombre de los alumnos que me han dado la enhorabuena por mi trabajo. Al llegar a casa, intento localizarlos en las fotos que días atrás había subido el Gym y pulsas en "añadir a mis amigos". Normalmente, cuando esa persona ve tu solicitud de amistad, si tu clase fue buena dirá: "hombre ¡el nuevo!” y la acepte. ¡Enhorabuena! pero no te confíes, muchos otros verán la foto de perfil de tu perro jugando con la pelota (eso es que no te has leído mi artículo anterior y aún no la cambiaste) y pasará de ti. 

Cuando ya vayas siendo habitual en las clases, dejarás de ser “el nuevo” y pasarás a ser el “profe de spinning”. Si has dinamizado bien tus redes (en próximos artículos te enseñaré trucos para hacerlo y captar seguidores) incluso algún loco te buscará a ti en vez de tú a él y te encontrarás con algunas solicitudes de amistad en tu alerta de notificaciones.

Emocionado y sin criterio las irás aceptando, mientras engordas de ego por “lo bueno que eres”. Y ¡zas! esa señorita con nombre alemán despampanante que pone que vive en Villagarcía de los Atunes provincia de Málaga, es un virus que de pronto empieza a enviar vídeos-virus a tus contactos o publicar fotos de gafas Rayban y etiquetar a tus amigos sin tu consentimiento. Aviso a navegantes, filtrad un poco, que de un día para otro no pasáis de ser “el nuevo” a “George Cloney”.

Superada esta fase, tras mucho tiempo trabajando tus redes, cuidando a tus amigos, subiendo contenido de calidad, conseguirás que Facebook funcione solo. Que por tu “fama” ganada por la calidad de tu trabajo, la gente encuentre en tu Red Social un lugar en el que seguir disfrutando de tu buen hacer como instructor con fotos de tus clases, cortes de tus sesiones, vídeos con ellos, etc. Habrás creado una comunidad de seguidores entorno a ti y todo lo que publicas tiene un retorno y una repercusión en los mismos.

Fantástico, eso está fenomenal pero para esto amigo mío te quedan años de duro esfuerzo. No quieras correr antes de empezar a gatear. Todo llega, pero a su debido tiempo.

Esta ventaja que te da Facebook sobre otras Redes de poder ser tú quien genere esa conexión bidireccional es fantástica sobre todo cuando estamos empezando a mover nuestras Redes y hacernos un nombre. El resto de redes te permiten también buscar a tus amigos y seguirlos  pero ellos no sabrán nada de tus publicaciones hasta que sean ellos los que te busquen y te sigan haciéndolo todo más lento y difícil.

  • La unión hace la fuerza.

Porque como diría nuestro Sensei Juan Carlos, “Unidos somos más fuertes”. Facebook te permite unirte a grupos de multitud de temas. Desde grupos de otros instructores con los que compartir material y conocimiento, a grupos de amigos del gym, grupos de aficionados al cicloindoor en los que podrás publicar información de tus clases, artículos, o intercambiar música.

Y cuando vayas haciéndote mayor ¿porqué no crear tu propio Grupo de Alumnos y mantenerlos informados?

Supongo que ya lo tienes claro y ves Facebook con otros ojos. Hasta mi madre, a la que te presenté en mi anterior artículo, de forma instintiva descubrió que en Facebook estaban todos sus amigos de la partida de las 17h, que podía encontrar información de cómo hacerle una bufanda de punto de cruz a mi sobrino y que se mantenía informada de todo lo que ocurría en el barrio a través del grupo de la comunidad de vecinos. Todo eso con un manejo espectacular del “desliza hacia la izquierda” para mandar “al carajo” a todos aquellos amigos que le tocaban las narices.

Si ella lo tiene claro y tú, aparte de las mismas necesidades de comunicación/información que ella a mayor escala, añades la falta de tiempo para gestionar la misma, ¿qué haces con un perfil personal en Facebook, una fan page también en Facebook, un canal de Youtube, una cuenta de Instagram, otra de Twitter, Pinterest y no sé cuantas más?

¿Realmente generas contenido adecuado para todas ellas?

Pues “menos es más”. Céntrate en Facebook. Potencia tu imagen de Marca y sigue pendiente de mis artículos. En próximas publicaciones te enseñaré a optimizar tu tiempo para llegar a más gente gastando menos “dinero”. Sí, porque por si no lo sabes tu tiempo vale dinero. Inviértelo con sensatez.