Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puedes obtener más información acudiendo a nuestra política de cookies.

Pulse el botón aceptar, para confirmar que ha leído y acepta nuestra política de cookies. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Cómo hacer que la dieta funcione

¿Has probado diferentes dietas a lo largo de tu vida pero no has conseguido lo que esperabas?

Vamos a hablarte de la adherencia a la dieta y cual es su papel fundamental a la hora de conseguir tus objetivos. Es una de las cosas más difíciles de llevar a cabo pero es lo que te garantizará el éxito a largo plazo.

¿Qué es la adherencia?

En este caso, la adherencia se refiere a la capacidad de mantener nuevos hábitos alimentarios en el tiempo y de incorporarlos como propios. Es decir, que pasado un tiempo seamos capaces de seguir manteniendo esos nuevos hábitos de alimentación.

¿Qué es la dieta?

Para muchos significa restricción, agobio, sufrimiento, prohibición.

Pero realmente significa estilo o régimen de vida, es decir, hace referencia a los hábitos alimentarios de una persona.

Por lo tanto, si consigues llevar unos buenos hábitos alimentarios a largo plazo sin que te suponga ningún esfuerzo,  además de conseguir tus objetivos, estarás invirtiendo en tu salud y mejorando tu calidad de vida, por eso es importante que pongamos atención a la adherencia.

Ante todo queremos que quede claro que para nosotros una dieta no dura un tiempo limitado, de ahí que no nos guste demasiado el termino dieta.

Lo que debes buscar es un cambio de hábitos, donde comas de forma saludable la mayor parte de tu tiempo.

5 Claves de la adherencia

1. Refuerza tu motivación

La motivación es el motor que anima a una persona a actuar o realizar cambios para conseguir un objetivo.

Existen dos tipos de motivación, la intrínseca y la extrínseca.

  • La Motivación intrínseca: Parte desde el interior de la persona, es voluntaria y no necesita un incentivo externo. Este tipo de motivación busca la satisfacción, la creatividad y el desarrollo personal. Por ejemplo: la voluntad de cambiar hábitos alimentarios para mejorar la salud.

  • La Motivación extrínseca: Proviene de elementos externos y surge cuando se busca una recompensa, premio o aprobación . Por ejemplo: bajar de peso para una fecha concreta. Una vez pase el evento señalado, no habrá motivo para continuar y las posibilidades de mantener los nuevos hábitos aprendidos serán bajas.

La motivación varía mucho diariamente, por eso para reforzarla, primero es importante que te plantees: ¿Porque quieres conseguir ese objetivo? ¿Qué beneficios te aportará? ¿Qué importancia tiene para ti?

Para mantener esa motivación es super importante que recuerdes el porqué lo estas haciendo, si es necesario escríbelo en un papel, en el espejo/pizarra, en un recordatorio del móvil o donde quieras pero tenlo siempre presente.

Cuanto más fuertes sean tus motivos más fácil será que lo lleves a cabo a largo plazo.

2. Se paciente

Vivimos en un mundo dominado por las prisas, y esto nos lleva a querer conseguir resultados en el menor tiempo posible.

Desechamos cualquier cosa que nos requiera un poco de esfuerzo, constancia y dedicación. Esto acaba provocando que acudamos a cualquier atajo, como por ejemplo en este caso a dietas muy restrictivas.

Al seguir una dieta muy baja en calorías, es cierto que perderemos peso de manera muy rápida. Pero, esta pérdida de peso será principalmente de agua y músculo.

Además nuestro cuerpo desencadenará una  serie de adaptaciones metabólicas como aumento del hambre y disminución del gasto calórico no relacionado con el ejercicio (NEAT). El cuerpo estará intentando gastar lo mínimo, para que cuando vuelva la ingesta normal de calorías almacenar al máximo. Es entonces cuando se produce el efecto rebote tan conocido.

Adoptar nuevos hábitos es un proceso difícil y que requiere tiempo. No quieras cambiar todo de golpe, ve poco a poco y date espacio para adaptar esos nuevos cambios a tu día a día.

Verás como a medida que pasan las semanas esos cambios tienen su recompensa sobre tu salud y bienestar.

3. Piensa hasta donde quieres llegar

Antes de empezar es importante que también te preguntes sobre tus expectativas.

Es decir, ¿Qué resultados esperas?.

Fíjate un objetivo en positivo, realista y medible y piensa que vas a hacer para conseguirlo.

La descomposición de este objetivo en una serie de pasos pequeños hace que resulte más fácil superar los obstáculos y así alcanzar el éxito.

Por ejemplo: si tu objetivo es peder grasa puedes proponerte empezar a incorporar verdura en las comidas principales y hacer dos entrenamientos semanales.

4. Adapta el cambio a ti y disfruta del proceso

Para que unos nuevos hábitos alimentarios se mantengan en el tiempo, es necesario que sean individualizados, es decir que se adapten a tus gustos, preferencias, horarios y a tu estilo de vida.

Ya sabes que para nosotros disfrutar de lo que hacemos es esencial para cuidar nuestra salud. Y en este caso es importante que aprendas a disfrutar de la comida saludable, y para eso te recomendamos que busques recetas en función de tus gustos y que te apetezca cocinarlas para ti.

Si no sabes dónde buscar tienes más de 1000 recetas sencillas disponibles de manera gratuita en la aplicación de Bestcycling. Ahora puedes realizar búsquedas de recetas que incluyen determinados ingredientes. También puedes indicar los ingredientes que NO te gustan y no se te mostraran las recetas que los contengan. Además las recetas se adaptan automáticamente a tus preferencias y objetivos, y si te gusta la receta puedes enviárselas a quien quieras a través de la opción de compartir.

Ahora puedes buscar/filtrar las recetas por los ingredientes que tengas en casa y también puedes indicar los alimentos que no te gustan. Además las recetas se adaptan automáticamente a tus preferencias y objetivos y puedes compartirlas con quien quieras a través de la opción compartir.

5. Póntelo fácil

Piensa en cosas que te pueden poner más fácil instaurar esos nuevos hábitos.

Por ejemplo:

Reserva un espacio de tiempo concreto al día para ese nuevo hábito que quieres conseguir, de esta manera evitaras que el tiempo sea una excusa para no conseguirlo.

Anota en un calendario todos aquellos pequeños cambios que vas consiguiendo. Será un recordatorio visual de tus logros que te va a ayudar a mantener tu motivación.

Rodéate de personas que compartan contigo tu estilo de vida. Sentirse parte de un todo es algo natural en el ser humano, necesitamos ese apoyo para seguir adelante. 

CONCLUSIÓN

Si has llegado hasta aquí, vamos a desvelarte una última clave: No permitas que tener un fallo sea una excusa para tirar la toalla.

Los contratiempos pueden aparecer en cualquier momento cuando estás intentando conseguir un objetivo. Habrá días en los que no conseguirás hacer lo que te has propuesto a la perfección, pero no pasa nada, se compasivo contigo mismo y vuelve a intentarlo.

Esperamos que te hayan gustado estas claves y sobre todo que te ayuden a mantener un estilo de vida saludable, en el cual para nosotros tanto el deporte como la alimentación son importantes.

¡Nos vemos en el próximo video! ¡Come bien y practica Bestcycling!